Dentro de los automóviles clásicos más representativos no podemos dejar de mencionar al Ford T, creado por el mismo Henry Ford, importante por ser el primer automóvil producido en serie para su comercialización en 1908 teniendo producidos 4.320.000 ejemplares de los cuales muy pocos aun se mantienen en perfectas condiciones.

Ford Model T based racer


Creative Commons License photo credit: wbaiv

El Ford T llegaba solamente hasta los 70 kilómetros por hora y consumía un litro de combustible por cada cinco kilómetros de recorrido. También destaca por ser el más económico de su época ya que tenía un costo de 360 dólares mientras que la competencia los tenía 850 dólares. Todo un pionero.