El Hot Rod (o también Kustom) fue la manera en que la práctica del tuning se nació en Estados Unidos. Todo este movimiento nació de las manos de jóvenes que querían personalizar sus vehículos para que sean distintos a los demás con el único fin de hacerlos competir en carreras.

Ford Model A Hot Rod


Creative Commons License photo credit: dave_7

Uno de los responsables de su masificación fue George Barris, quien pese a comenzar a realizarlo por gusto propio, terminó creando los emblemáticos diseños de vehículos tan populares como Kitt de la serie televisiva de la década de los 80´s, “Knight Rider” o “El Auto Fantástico” (protagonizada por David Hasselhoff) y el que se puede ver en las tres partes de la película de ciencia ficción “Back to the Future” (protagonizada por Michael J.Fox).

Audi TT Rieger Tuning
Creative Commons License photo credit: Michi1308

En Europa la mayor influencia también serían los vehículos de carreras de los años 60, todos querían tener carros que se vean tan ostentosos como los que competían. La demanda fue tal que surgió Rieger, la primera empresa que se encargaba de rediseñar tu auto.