El sector automotriz, con el paso de las décadas a lo largo del siglo XX, fue convirtiéndose en indispensable dentro de la vida cotidiana urbana, hay países donde es común poder ver que toda familia tenga por lo mínimo un automóvil. Como se puede notar el sector de fabricación y comercio de automóviles presenta gran cantidad de ingresos económicos a nivel mundial, para conocer un poco más acerca de la relación de la economía con los automóviles te presentamos algunos puntos básicos para tener en cuenta.

La Economía y la Industria Automotriz

Comenzando por lo más simple, el sector automotriz tiene gran éxito debido a una simple razón: la variedad de modelos y opciones para toda clase de usuario. Como bien se sabe, no todos contamos con los mismos ingresos económicos para poder costear vehículos costosos, es por eso que se puede encontrar automóviles de toda clase de precios y para necesidades distintas. Se pueden adquirir vehículos para un uso sencillo y urbano a precios realmente ínfimos, siendo la solución para muchas personas en lo que se refiere al problema de transporte; en el lado contrario, gente que cuente con un amplio poder adquisitivo puede comprar carros lujosos y de grandes capacidades técnicas, como los deportivos. Obviamente hay puntos medios y carros para otras clases de necesidades.

La Economía y la Industria Automotriz

Para cubrir todas estas necesidades las compañías dividen su producción en distintas fabricantes que se encuentren bajo su dominio, un caso de esto es el de General Motors, compañía con varias fabricantes bajo su poder (Cadillac, Hummer, Chevrolet, Daewoo, Buick, etc), de esta manera divide sus esfuerzos y mantiene a diferentes tipos de público pendientes de los vehículos que manden al mercado.

Este último año que ha pasado se pudo vivir una de las crisis económicas que más afectaron al sector automotriz, una prueba más de que la economía está ampliamente unida al mundo automovilístico.

Muchas compañías automotrices sufrieron perdidas millonarias increíbles, teniendo que cerrar varias fábricas de producción alrededor del mundo y dejando sin empleo a miles de familias. Pese a que se busco crear inclusive vehículos económicos o con menor número de agregados que agranden el precio la medida no resultó del todo exitosa. En los últimos meses se ha podido notar un pequeño remonte ante esta situación perjudicial que todavía sigue latente.

En conclusión, con todos estos puntos se puede notar la gran unión que existe entre ambos campos (la economía y la industria automotriz), siendo muy ligadas entre sí.