Cada día son más los productos ecológicos que salen al mercado, esto debido a la conciencia que han tomado las personas y algunas empresas, con respecto al panorama en que vive el mundo actualmente. El desgaste de la capa de ozono, por los gases que emitan millones de aparatos en el planeta; la deforestación de los bosques y la contaminación de las empresas petroleras y mineras, que han puesto en riesgo nuestro hábitat son el principal motivo que hacen posible los productos con bajó índice contaminante para el ecosistema y el hombre.

Con respecto a los autos existen diversos productos que se han desarrollado y se viene estudiando aún: Los de limpieza y los combustibles principalmente. Los productos de limpieza se han desarrollado en rubros para el interior del automóvil como la tapicería; para el exterior tenemos detergentes y sacas brillo ecológico; también para el motor, cristales y llantas. Un producto revolucionario en el lavado de vehículos se llama SecoWash que lava y conserva tu vehiculo en excelente estado sin el uso de agua y con recursos biodegradables y naturales.

Y desde el lado de los combustibles son muchas las empresas y universidades que vienen desarrollando a partir de productos de origen orgánico, algunos tipos de combustibles. En el Centro de Investigación de La Energía y el Medio Ambiente de la Universidad de Dakota del Norte (Estados Unidos) ha desarrollado un súper bio-combustible, denominado Jot Propellant-8 (JP-8), a partir de aceites de canola y soja. La empresa Changing World Technologies (CWT), con sede en Nueva York, pretende convertir en combustible ecológico los restos de pavo desperdiciados en el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos. Sus estudios se basan en la termo-di polimerización, un proceso que utiliza calor intensivo y altas presiones para producir gas natural, gasolina y diversos minerales.

De otro lado, también en Estados Unidos, la empresa Waste Management y Valero Energy trabajan para transformar las aguas residuales en bio-combustibles. Finalmente, la compañía británica ECOTEC ha creado un sistema para convertir los residuos del chocolate en biodiésel.