Un caso que puede afectar a cualquiera por diversas situaciones, aunque bien uno no se lo desea a nadie, el tener un automóvil bajo orden de captura. El concepto detrás de este es sencillo de entender, todos sabemos que en las pistas se debe seguir las reglas básicas de transporte, en caso contrario se vuelve cada vez más fácil que se nos multe con papeletas de tránsito. En este caso, si se es reincidente en faltas y no se cancelan o el vehículo en cuestión se ha visto envuelto en algún accidente o crimen es común que se ordene una orden de captura. Por ello es bueno estar al tanto si es que tu carro está libre de papeletas y demás penalidades.