Si es que deseamos poder ver dentro de lo que es la historia de Fiat, uno de los casos que más vale la pena considerar es el modelo 500, el cual se ha producido a lo largo de tres distintos períodos de tiempo (1936-1955, 1957-1975 y del 2007 al presente), teniendo diferencias estéticas marcadas y lo mismo en lo técnico, aunque ello tiene relación también con la evolución automotriz. Por ejemplo, su primera versión se caracteriza por ser lo que hoy llamaríamos como coche compacto tipo coupé de dos puertas, manejando una imagen en demasía reducida y muy poco decorada.

Fiat 500: Clasico Compacto Coupe de Tamaño Reducido

Viendo lo que es su más reciente versión nos encontramos ante un hatchback de tres puertas que busca mantener la misma imagen sencilla que sus primeras versiones, dándole un recambio moderno que lo adapte a las estéticas del público actual. Con relación a su motorización nos encontramos con uno de cuatro cilindros en línea capaz de producir una potencia de 100 CV y poseedor de una transmisión de seis velocidades. Puede generar una potencia máxima de 182 kilómetros por hora y aceleración de 0 a 100 km/h en cuestión de unos 10.5 segundos.