El Mini Cooper es un coche que ha pasado a la historia gracias a su compacta y peculiar imagen, teniendo aparte de ello sus variantes del caso que suelen presentarse cuando nos encontramos ante un vehículo de tal magnitud y fama. Esto es lo que nos lleva a hablar del Mini S, un coche que nació en 1963, a tan solo dos años de la aparición de la primera versión del Mini común para quienes buscaban una propuesta mucho más potente y veloz la cual se presentó para carreras automovilísticas como la de Monte Carlo, donde resultó victorioso en más de una ocasión en la década de los 60.

Mini S: Deportiva Version del Mini Cooper

El Mini Cooper S todavía sigue vigente en nuestros tiempos, presentándose una versión para el 2011 que buscó presentarnos una cara renovada del mismo considerado como todo un clásico. Con tantos años de existencia lo que más se ha buscado es una mayor funcionalidad y comodidad gracias a renovaciones internas en la forma, espacio y tapicería. Si lo que buscas es información relacionada a su motor hallamos uno de 1.6 litros con cuatro cilindros y 16 válvulas que genera una potencia de 184 CV y torque de 240 Nm con transmisión de seis velocidades disponible en manual o automática.