Lamentablemente la ciudad hace que a veces tengamos que terminar buscando la manera de protegernos ante el resto de personas de a nuestro alrededor, siendo una prueba de esto mismo el tener que conducir a la defensiva en ambientes urbanos, sobre todo a horas en las que el tráfico se encuentra abundante, como por ejemplo a la salida de los trabajos. Ahora conozcamos un poco más a fondo lo que llega a significar el poder conducir a la defensiva.

Conducir a la Defensiva

La forma de conducir defensiva se caracteriza por el intentar librarse de cualquier inconveniente de tránsito, es decir, es casi el punto contrario a la forma de conducir ofensiva, pero no por ello se debe considerar sumisa, tan solo es estar muy al tanto de todo posible problema producible por otros conductores que quieran aprovecharse de ti, evitando ello. Por esto mismo, la base de este tipo de conducción es el poder anticiparse a los problemas.

Conducir a la Defensiva

Al inicio puede que a un conductor nuevo le resulte algo complicado, pero uno debe adaptarse a todas las distintas complicaciones que se presentan en el camino que tomemos, siendo así que nos vamos a encontrar con todo tipo de casos cada vez que salgamos a la calle en nuestros vehículos.