El Lamborghini Huracan LP 610-4 es un automóvil superdeportivo disponible con carrocería coupé de 2 puertas producido por Lamborghini a partir del 2014. Se trata del sucesor del Lamborghini Gallardo.

Lamborghini Huracan LP 610-4: El Sucesor del Gallardo

Fiel a la tradición de Lamborghini, el nombre Huracán tiene su origen en un toro de lidia de la ganadería española quien se hiciera famoso por su valor al luchar en Alicante en agosto de 1879, donde permaneció invicto.

El Lamborghini Huracan LP 610-4 cuenta está diseñado tiene forma audaz con pronunciadas curvas, volúmenes monolíticos tallados y superficies tensas. Está fabricado con tecnología de fibra de carbono y elementos de aluminio. Las ventanas laterales crean una forma hexagonal encajada en el perfil del coche. Sus faros principales son de tecnología LED. Su peso es de 1,422 kilos.

El Lamborghini Huracán LP 610-4 tiene un motor central posterior V10 de 5.2 L con 610 CV con sistema de tracción integral. Su par máximo de 560 Nm a 6.500 vueltas, mientras que la relación peso potencia es de 2,33 kg por caballo de fuerza. Su transmisión llamada “Lamborghini Doppia Frizione” consta de 7 velocidades de doble embrague. Su velocidad punta es de 325 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos. Tiene tracción en las cuatro ruedas con control electrónico del reparto de potencia. El motor consume 12,5 l/100 km.

Lamborghini Huracan LP 610-4: El Sucesor del Gallardo

Los frenos son carbono cerámicos, los cuales que permiten mantener un nivel de prestaciones óptimo cuando se rueda en circuito, sin miedo a la fatiga y con una considerable reducción de peso.

En el interior del vehículo encontramos una pantalla TFT de 12,3 pulgadas en la que se puede modificar la forma en que se muestran las informaciones. Los asientos están forrados en cuero de alta calidad. Además dispone de un mando situado en el timón que le permite al conductor seleccionar entre tres programas de conducción, Strada, Sport o Corsa, las cuales modifican la respuesta del motor, la caja de cambios, la tracción total, el control de estabilidad, la dureza de la amortiguación, la respuesta de la dirección y el sonido del escape.