Enzo Ferrari: El Fundador de la Escudería Ferrari

Es inevitable asociar el mundo de los autos deportivos de lujo al nombre de Enzo Ferrari, sobre todo cuando hablamos de la famosa escudería de Fórmula 1. A pesar del éxito de Ferrari, pocos conocen la historia de lucha y superación en la vida del pionero que, estuvo cargada de desgracias como muertes, problemas económicos y accidentes en competiciones.

Enzo Ferrari nació en Módena, Italia en 1898 dentro de una familia acomodada y desde pequeño comenzó a sentir esa pasión por la velocidad, dado que a los diez años presencio junto a su padre una carrera. Desde aquel instante descubrió que su vocación estaría de lado del mundo automovilístico.

Para poder heredar el negocio familiar tanto Enzo como su hermano mayor, fueron enviados a estudiar ingeniería mecánica. A pesar de ello la tragedia no tardaría en llega cuando estalló la I Guerra Mundial y su padre y hermano fueron movilizados, muriendo en 1916 a causa de una epidemia de gripe. Tiempo después Enzo fue llamado a filas y regresó a casa después de padecer una fuerte neumonía, para este tiempo la empresa familiar ya estaba en quiebra.

Valiéndose del patrimonio familiar logra en 1923 poner en uso el “Cavallino Rampante” como emblema para los vehículos que seis años más tarde darían vida a la Escudería Ferrari. La alianza que se había formado Alfa Romeo se rompió en 1939 y esto lo dejó fuera de las competiciones por cuatro años. Más aún cuando el nacimiento de su hijo Alfredino lo llevó a dedicarse exclusivamente al diseño y fabricación de vehículos para competición. Pero nuevamente sus proyectos fueron truncados cuando en 1939 estalla la II Guerra Mundial convirtiendo la factoría Ferrari en una fábrica militar.

La guerra provocó que en 1944 la planta fuese bombardeada, trasladando sus instalaciones a Maranello. En los años 40 y 50 fabricó los primero bólidos que lideraron el panorama automovilístico. Para poder cubrir los costos que requería la fabricación de la escudería, comenzó a diseñar vehículos de calle y, cuando todo parecía ir viento en popa la tragedia vuelve a enlutar a Enzo con el fallecimiento de su hijo Dino de solo 25 años. Desde aquel entonces usó las gafas negras como señal de luto permanente.

Enzo Ferrari: El Fundador de la Escudería Ferrari

Después de este infortunio su esposa Laura comenzó a padecer problemas mentales agobiada por la muerte de su hijo, más adelante las muertes en la pista de los pilotos que conducían sus vehículos lo llevaron a alejarse de la vida pública y vivir en un apartamento dentro de su factoría de Maranello. Desde ese instante se supo poco de su vida, excepto que reconoció a su hijo Piero y que le otorgó el legado de su imperio. Enzo Ferrari murió en agosto de 1988 y fue un hombre que marcó la pauta en la Fórmula 1, sin embargo jamás aceptó ser considerado un triunfador, por el contrario, su vida estuvo plagada de tragedias, pero a pesar de ello no dejó nunca la pasión de su vida: Los autos.