Los accidentes de tránsito, también llamados accidentes de tráfico, accidentes viales, accidentes automovilísticos o siniestros son prejuicios ocasionados a una persona o bien material durante un trayecto de movilización o transporte.

Accidentes de Tránsito: Siniestros Viales y de Tráfico

Los accidentes de tránsito normalmente suceden a causa de una acción riesgosa, negligente o irresponsable, ya sea del conductor, pasajero o peatón, aunque también puede deberse a fallas mecánicas repentinas o condiciones ambientales desfavorables.

Existen diversas escalas de accidentes de tráfico, los más graves dan como resultado víctimas mortales y heridos, mientras que los leves originan daños materiales.

Accidentes de Tránsito: Siniestros Viales y de Tráfico

Los accidentes de tráfico pueden ocasionarse o agravarse por los siguientes motivos:

• Circular por el carril contrario.
• Condiciones de la vía (grietas, huecos, obstáculos sin señalización).
• Conducir a exceso de velocidad.
• Conducir bajo los efectos del alcohol , medicinas y estupefacientes.
• Desobedecer las señales de tránsito.
• Efectuar adelantamientos en lugares prohibidos.
• Fatiga del conductor.
• Inexperiencia del conductor al volante.
• Mantenimiento inadecuado del vehículo.
• Niebla, humedad, derrumbes, zonas inestables, hundimientos.
• No llevar ajustado el cinturón de seguridad.
• No llevar puesto el casco si se conduce una motocicleta.
• Peatones que cruzan por lugares inadecuados.
• Realizar maniobras imprudentes.
• Semáforo que funciona incorrectamente.
• Usar inadecuadamente las luces del vehículo.
• Vehículo en condiciones no adecuadas.