Si de por sí los convertibles comunes son coches muy deseados se podría decir que los convertibles deportivos lo podrían ser mucho más, contando con toda la velocidad y diseño estético necesario para recorrer las carreteras a velocidades increíbles.