La educación vial consiste en la enseñanza de hábitos y prácticas que tengan como bien final el desarrollo y perfeccionamiento del ciudadano sobre la forma de comportarse en la vía pública, ya sea como peatón o como conductor de un vehículo. El objetivo primordial es ordenar el tránsito y evitar la sucesión de accidentes.