El Ford GT40 es un mítico auto de carreras de alta performance, un coupé de dos puertas, ganador de las 24 horas de Le Mans cuatro veces seguidas desde 1966 hasta 1969, y producido entre los años 1965 y 1968.