Piensa en el medio de transporte terrestre más incómodo que existe. Piensa además que ahí también cabían cuatro tortugas ninja, la rata Splinter y un vagabundo con palos de hockey sobre hielo. Pero, sobre todo, que también era usado como medio de carga, coche de bomberos, repartidor de pizza, ambulancia o simplemente hacer el amor y fumar marihuana, como Kelso de That 70’s Show. ¿Sabes de qué hablo? Nada más y nada menos que el Volkswagen Tipo 2 ó Transporter, mejor conocido en Latinomérica como Kombi.

Kombi: La Hippie Van de Volkswagen

Sus diversos apelativos van desde “microbús”, “minibús” y hasta “hippie van”, debido a su popular uso por la comunidad hippie de los 60’ y 70’. El diseño original fue basado en el Volkswagen Tipo 1 ó Beetle (Escarabajo), consistiendo en un motor bóxer trasero de cuatro cilindros y 25HP, capaz de soportar 760 kg y con asientos desmontables con capacidad de hasta nueve personas. A esta versión inicial, se le llamó T1, casi como el Terminator.

Fue tanto su éxito en Latinoamérica, que ya en 1953 (3 años después de su comercialización en Europa), Brasil comenzó a producir los T1 y sus posteriores evoluciones: T1.5 y T2, hasta el día de hoy. El secreto del éxito ha sido su bajo consumo de combustible y escaso mantenimiento, el cual se basa prácticamente en sólo “echarle agua y gasolina”.

Kombi: La Hippie Van de Volkswagen

Aunque en Europa y Estados Unidos se continuó evolucionando el Transporter (en EE.UU como Eurovan), hasta producir las veriones T3, T4 y T5; en la actualidad, sólo Brasil todavía distribuye para Latinoamérica la versión T2.

La T2 de los últimos tiempos cuenta con un motor delantero I4 de 1.4 L y 80 HP, que puede llegar hasta 130 km/h (81 millas por hora), y transmisión manual de cuatro velocidades. Actualmente, los precios varían según el año del vehículo y el mantenimiento recibido. Por ejemplo, se puede conseguir un Kombi del 82’ y en buen estado a $3.000. Uno nuevo, directo de la fábrica de São Bernardo do Campo, vale $17.500: parece costoso, pero es el mismo precio del Polo, el Volkswagen más económico.